dentro de las horas que aún nos quedan por estar


|descarga|

Dejé el silencio en tu voz, como las horas que nunca están y no se acaban de ir.
Deje la voz en tu boca, dejé mi corazón en tu latir.

Dejé las horas sentado en la voz que nunca di, dejé mi piel,
dejé las horas sentado en las horas que no te di, lo sabes bien.

Cada voz que fui cayendo sin saber,
cada voz que fui cogiendo sin querer.

Dejé las horas sentado, cada vez que pienso en ti me sabe mal,
dejé mi cola en tu carro, dejé mi corazón en tu cerviz.

Como siempre en verano me siento a reír,
como siempre en verano me siento a mentir.
Como siempre en verano me siento a reír,
como siempre en verano me siento a mentir.

Dejé mi piel en tu voz, dejé que soñaras en mi corazón.
Dejé mi piel en tu voz, dejé que sonaras en mi corazón.

Dejé mi piel en tu voz, dejé que sonaras en mi corazón.
Dejé mi piel en tu voz, dejé que sonaras en mi corazón.

Cada vez que me pierdo en no decir.
Cada vez que me pierdo en no reir.
Cada vez que me pierdo en no decir.
Cada vez que me pierdo en no reir.

Dentro del tiempo, dentro del mar,
dentro de las horas que nos quedan por estar.
Dentro del tiempo, dentro del mar,
dentro de las horas que aún nos quedan por estar.

Recuperada en 11-2017 tras años perdida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *