cabeza de espectador

Más o menos llevo toda la vida escribiendo. Poemas, canciones, exámenes, cartas (cientos de ellas). Por eso parece que es sencillo hacerlo. Mi padre se empeñó en enseñarnos a escribir a máquina, y el teclado es la extensión natural de mis dedos.

Pero dar forma a una historia es otra cosa. Me cuesta un horror.

Agradezco, por supuesto, todo lo que tengo a mi favor, pero sigue siendo muy complicado. A veces creo que tengo cabeza de espectador. Puedo evaluar, pero no crear.

Aunque es divertido pelear contra ello (o intentarlo).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.